HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todo el pasado ha muerto. Acá quedan residuos de una especie de crematorio entre álbunes de cromos y olores de acuarela... arrastrando bufones entre las desaparecidas que dentro de mi cuerpo marcan ese nº de tlf de una casa abandonada y descuelgan y dicen "soy la tia mari, la que nació muerta, la que te pinchaba tu mejilla de niña con mi barba afeitada, la que te causaba tanto espanto cuando decía que te quería" y al oirla, veo salir del vaso de mi mesita humo de hachís, me persigno una cruz en el pecho y me digo "no estoy todavía enferma, la Tia Mari ha comprado insecticida, la Tia Mari vela las noches enteras de 200 siglos con una cuchilla de afeitar que mataría a cualquiera que se acercara"
Y río.
Y la dentadura postiza de la Tia Mari, ríe en el suelo. Y la luna habla de la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario