HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todo empezó ayer... no quería escribir... mi perro estaba cojo y no pude sacarlo e irme con él muy lejos. Traté de hacer meditación pero me dormí en ella. Me entró un abstracto y taladrante desasosiego y desconsuelo.... Vi una rara película que me hizo remover dentro viejas y secanas lágrimas y aullidos. Una nostalgia... pero no era de amor... era como de una pintura dadaista.  Por la noche me inquieté. Me puse del todo irracional con mis procesos internos......y me puse de mala ostia con ellos y les mandé a la mierda.... cuando estoy así, no soporto que nadie venga a hablarme.. necesito que nadie se me acerque... sólo el perro y el gato. Porque sólo en la soledad me sosiego, me reencuentro conmigo y con la vida. 
Pero no he escrito ahora todo.  Algo más concreto.. entre ellos, me atacó de lava. Algo que no tenía qué ver del todo conmigo, y yo lo asimilé, tal cual asimilaba todo eso cuando era pequeña. Con la hipersensibilidad.. de cien poemas comprimidos en un alarido de hierba en llamas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario