HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

no preguntes a la palabra lo que pertenece al fuego
no te respondas de anillo en el dedo cortado el calibre del odio ni del adiós
ni la bofetada en la arruga del diccionario partiéndote la voz al dar la vuelta

no me ates en la tumba que empieza al conocer los significados
no soy pala, no soy el alba que deshizo tu grito,
el mío, pobre, siguió sonando

no me saques
como pelos en el lavabo
al afirmarme
de cascada de agua incontenida

sombra ruinosa del cuerpo ajado donde no alcanza la mano ni el ruego

atormenta en el estómago del abismo
lo que no salvó la belleza

traga el hueso como si fuera el crepúsculo
rómpete la espalda, para no cargar sobre los hombros lo que no dio aire

ésta tierra ya no alimenta lo que ha parido

tu madre
esa madre, gime tras mis ojos
el estéril grito
el que hizo huérfanos a mis hijos
cuando abrí las piernas y empujé desde mis tuétanos la nada
como se arroja la última voluntad a la galerna
como se cierran las heridas con cuchillo y mezcal

cuando desnutrido golpe hacia la muda noche
revolcó en tu desnucado lecho
mis tripas como célula-madre sin potestad ni útero

no me calles
cuando abro en la gruta sin querer
el reclamo del infierno

tantas palabras ya torturadas y cautivas
por tratar de olvidar lo que no cesa de sudar sudario y bala
del lugar del que huimos

mírame sucia
desarmada
reptando la mezquindad que bebí a golpes, en la desesperanza y callejón

mírame podredumbre, insoportable para tu cielo
apuñálame con tus credos
escupe contra mi vida todos tus ocasos

pero no me calles cuando la oscuridad busca a sus hijos exiliados

porque es la zorra
la rota en mil pedazos
la que habla con el suicidio, con trampas de liendres y proxenetas

la única que podrá cruzar el abismo y la nada

es la mujer esqueleto
salpicada por todo el fango
con esas flores hechas lanza y óxido
limosna de bacterias
 tumba a flor de piel en tu tráquea

es ella yin y yan, de todo lo inefable


es ella, cuando se abre paso entre muertos
oliendo mucho peor, más abajo, más perra
descalzando su entraña hasta que haga tempestad y trague la inmemoria de las rocas

la que ha de ir a su palabra
como se va al último aliento en la tierra
aunque sea palabra de navaja y agujero

ella detrás de ti
también te sabe
su hijo parricida
su censor, su verdugo

ella detrás de ti
también te busca
regazo de madre

amor
de todo lo que nos enseñaron a odiar y enterrar

ella, es la única que hará las paces entre tus vísceras y huesos y huecos
en esa hora del hielo y el precipicio

bésala
o su fealdad sobre tus labios censores y cobardes
su frio de fuego sobre tu humedad de cielo con derecho de admisión

te convertirá
en su propio cadáver
porque negaste en su muerte
la vida
para salvar la vida, esa vida sujeta a los filtros del espanto

pero es tras el umbral al que nadie quiere ir
donde ella, la esqueleto, los pechos del espanto, el vientre de todos tus tormentos
enciende la semilla y pare
más allá de la oscuridad y la luz, de la vida y de la muerte

es ella, la mariposa negra
la ave fenix
juega a matarte para que arriesgues y le des el beso en la boca
y baile liberado al fin todo lo nombrable

No hay comentarios:

Publicar un comentario