HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

quiebran arrecifes
donde embuchas la cuchillada de ginebra
la cambias de boca, en mis pechos
y la jauría nos toma al pie
tierra descabechada en ese amor fantasmagórico
que ofrecimos a lo que no fuimos
para tomar de vuelta
camino quemado
donde se junta la noche y la mariposa
y sangras por la nariz el hueco que eyaculaste por casa
sentada debajo de la pata de la cucaracha
sacándote las antenas por la sien
y enseñándote, como se mata a un hijo
el lenguaje de los barcos

No hay comentarios:

Publicar un comentario