HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

mi escritura poética
proyecta una secuencia caprichosa del abstracto
le da brazos o tumba
ruedas o fuego
y se hunde en la víscera apegada que lo creó

esto es un problema
porque genera un falso movimiento rizomático
que se alimenta del mismo hueso
mi yo, contra la sociedad
mi yo contra mi yo
mi herida ataque-defensa
venganza o réplica de nudos constantes

la escritura de la autoafirmación
es la escritura de la segmentación
porque yo soy el problema cuando me tomo como centro, como problema, como salida, como verdad o como muerte

al saberme ceniza
rodeada por lo imbatible y desconocido de la muerte, de los árboles, de las rocas
supe que todo, era una gran mierda, de un bello teatro
mi vida se basaba en una alucinación
en ella, escribí al ego herido, al blues, al alcoholismo, seismo, ismo, ismo, ego

le di importancia a mi sentimiento de duelo, hasta el delirio
al del amor
al de la pérdida
al de que de hijos de puta hay por todos los sitios y nadie vuela la plaza
le di importancia al verso, a la rata de mi sótano, a la heroicidad de una serpiente hambrienta, a la jeringa de mi espejo
camuflé en mi rabia, lo invicto
con dadá, con la honestidad del fracaso, pero con mil trampas
que allá, frente a la nada, vinieron a cortarme la yugular

me revolví animal encerrado y herido
lloré moratones toda flaca y débil
balbuceé abismo soterrado en mi garganta
me hundí, vi el monstruo que guardaba contra mí en secreto
y supe que sólo había un camino, tomar el beso de la muerte, estando de pie pero arriesgándolo todo a la desaparición
usarla para dejar morir lo que había de morir
y echarse a la mar de lo desconocido, sin ancla, sin nada que salvar mío de la orilla
el fin de todo lo llevamos puesto, somos nada, irrelevantes, infinitamente sustituibles, ningún cadáver tiene cartera ni apellidos para la humedad de la tierra, ni siquiera es fiable que haga de buen estiércol

hay que ir desnudas, como peces, como gotas de fuego
vagabundas
ateas de todo lo que dijo cualquiera
también una, sobre la tapa del váter buscando clavelitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario