HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

bacanal de noches abortadas
en tus labios de plata
mordiendo el tú y el yo
en sebo de trigo y tierra

vinimos a compartir lo ausente
para traer a golpes, al animal perdido y sus hogueras
entre la geografía de la nada
y su extremo polinizador de la otra midad, que a veces hace de pies, a veces de fosa

te equivocaste al pensar que yo era, algo más que nada
al reclamarme el grito fuera de la tundra y de la niebla
me equivoqué al culpar tu casa, en mi vacío
al doler tu pared, en mi hueco, como un algo en lugar de un hueco

porque es la ausencia, la Madre
se esconde bajo la nada
porque ser en otro lugar nos haría torpeza y engaño
y nos cegaría
porque ella nos conoce
se oculta entre nuestras trampas
y por la noche, las rompe con hachas de sangre
y en los ojos radia su fuego primitivo
creemos que es una maldición porque el miedo nos quiere agarrar al ALGO
pero es la NADA, libertad y abordaje
para destruir toda atadura y quimera

acecha guerrera y protectora
donde el yo termina
porque la Nada, es su parto y su muerte, en una cuántica que sólo ella sabe

ella, me protege de mí y del ego de todos los demás
me hace no cumplir sus leyes
no adaptarme, no someterme
no atarme
no detenerme

no aceptar más dominios que los suyos

No hay comentarios:

Publicar un comentario