HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

nido de alpaca
agita el asalto de la huella
cuando la morada ha sido destruida
y a la hierba seca, tu corazón húmedo
ama
no sé si la muerte o la vida
o contra el tiempo o sin el tiempo
jeroglífico oculto en tus entrañas
desvelado donde lo humano no llega
revelación al suicidio de la carne

morar de árboles
contra la herida de la palabra
de la ley de la gravedad
del peso del suelo sobre tus hombros, montacargas de tiniebla

somos ceniza
que oculta el fuego
tan adentro que hay ser abismo de todo lo afuera

no fue a pan caliente
ni beso del alba en la boca del amor

fuimos hurañas del vuelo del murciélago
no fue por heroina
fue por malasaña

caja de pandora
en el elefante dentro de la serpiente
que dentro de un rayo
meaba nube donde tu esqueleto se desploma
de tanta memoria arrebatada por los siglos

de amor de hinchables en el Lete
desteñidos por peces de hambre
pinchados al crepúsculo

cuando el escenario
se llenaba de tus actores muertos
anémicos de la obra
que alimentabas en el fuego equivocado

el reloj de arena
abrazaba dinosaurios
en el llanto de la arena de la playa
mordida en tu cuello
como la fragua de la luna

ya no te sufras
ataúd entre las piernas
ni rosario ni vudú en los espejos
ni plomo en la pupila

ya no te agarrotes de ti en la niebla
ni de ti en la mar ni en la noche ni en el cosmos
ni de ti nunca más

cuando sólo fuiste
vehículo del abrazo de la nada
para remar una canción que brotara de la muerte
un cacho de tierra donde sembrar el hambre para que se alimenten las bestias y el sol

No hay comentarios:

Publicar un comentario