HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

te echaste sobre los hombros
la distancia imposible
de tu paso y el vientre de la muerte

sólo ella
en su cercanía
de viuda negra
podía, romper la trampa del teatro

hay que echarse maiz en los labios
hierba y fuego, donde la carne, reclama la máscara

pero no vayas andarte
con las tripas por fuera

hay que hacer a fragua y alfarería
la luz empalmada de la piel que dejes penetrar la niebla
y caer toda de noche
donde el suelo es una alucinación
de la lengua de la serpiente cuando hay hambruna en los cielos

hay que decir la verdad porque todo lo dicho vuelve como boomerang a romperte la frente
pero sin remilgo de ama de casa, ni de santa, ni de puta

lo primero es hacer astillas con la puerta
ventilar murciélagos y arañas al brote de las nuevas flores que trajeron sus estampidas a la ciudad gris de los ausentes

las moscas saben demasiado para la trampa de los insecticidas

encájate un buen disfraz, a todo corazón, de esos que te sueltan las puntas
porque la muerte no perdonará deshilachados

no se puede ir a cuerpo descubierto
porque detrás está el infinito y la nada y la materia es una ilusión
a un quiebre de cadera, te tragará, sino les das cuerda a las cajas musicales

hay que ir y volver
por el agujero
frugal como viento y trucha
como nieve en los cipreses
como loba en las grutas
como garrapata de rama en rama
salto mortal del vacío para revivir todos los venados

nunca nombrar
aquello que otorga la palabra

de naipe en la manga
meterlo muy adentro
al falo del sol y pechos de la mar

protegerlo de una y de todos
para que siga amándonos

y si te apuras
cuando piden gasolina los pasos torcidos
muérdete entre dientes
ese licor

mejor parecer una desgraciada, mezquina de suelo roto, arlequin, piojosa
que torcer el brazo a la necesidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario