HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El refugio es el campo de batalla. Porque la serenidad sólo es la lucha y el descanso es la acción. El camino es el movimiento. El destino es lo Imposible. No llegar y que no importe, es motor en el ir.
De mi pellejo, en las garras del aire me sacuden tordos la fiebre de la bruma..
No te encuentro amor, sino, al extremo de la antagonia quemada. Sola de infierno e isla, porque el primer beso lo da la muerte entre avellanos, cuando llueven cristales de carbón y los fósiles bombean sangre donde tú no naciste.
Sólo ella, hoy la llamo lluvia, puede abrazar mi corazón y empujar el paso. Si hubiera alguien más, moriría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario