HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El sol ya sacude la naturaleza. Me pregunto contra mis afirmaciones, su destello.
Bajo la soledad el paso de agua que remonte esas cumbres exiliadas por el tiempo. El tiempo que hice presidiario al olfato de la sal entre paredes.
De tu casa de papel de arroz, mi aliento disecado en la ventana alimentó la distancia placentaria del verbo que nos expulsó desarmados hacia el arma, descalzos del camino de bruma que sólo más allá del territorio definía la senda que hechos de aire atravesamos mucho más allá de la lengua.
Si fuimos huérfanos de la mano en la mano fue para juntar todas las estrellas en los dedos.
Ya no más lágrimas, los árboles abren la gruta donde el espejo se rompe.
La utopía arde bajo los pies. No hay ningún lugar al que llegar. Sólo es el ir. 
Es el acto y no la satisfación. Es la lucha, sin reposo y sin tormento.
Es perder y que no importe porque cada latido reune otra vez todos los granos de tierra y pólen.
El error es el alimento de la creatividad. El error es perfecto en su  función de tránsito, traslación del verso y del horizonte. El error es urgente, cuando la estructura es falsa. Y siempre es falsa, porque se mueve y porque la propia noción de estructura requiere su quietud.
La mente acumula mapas que el presente rompe. El yo no quiere que se rompa y genera el reflejo de un órden, lo llena de verbos y emociones que generan una leyenda, razonable. El presente no la reconoce, porque trae cada segundo una nueva semilla incendiaria. El yo se atormenta porque ha sido puesto frente a lo desconocido y ha perdido su sujección. Y sólo puede soltarse, ir corazón salvaje y niño, a lo que no sabe. Porque si se aferra a lo que ya no existe, sufrirá quimera. Y ya no existe, nada existe bajo la noción de la arquitectura, porque ella nació de un espejismo. Y el Presente, está lleno de mágicas locas hogueras que echan leña al fuego y toman la leña de todo lo que crees que sabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario