HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es urgente, la herida que obliga a quemar la casa, a mudarse junto a la piel de la serpiente, a mandar a la rechingada al sistema y sus escuelas, su futuro de muerte.
No es gratuita.
Viene contra siglos de inercia genética de cementerios.
Viene contra deseos nacidos en la súplica de luna llena.
Viene apretando el gatillo, cuando sólo querías un amor para olvidar, para creer que podrías quedarte.

Es esa herida que lleva al don del inframundo.
Con arrugas del conde drácula en el rostro que nadie besa. 
O te mata en su duelo, o te revive sólida calavera dando de comer a los peces.

El drama no es lo que ella te hace gritar de espanto.
El drama es lo que dejaste en depósito en el pueblo. 
Su deseo de volver a recoger las uvas, de verás dolerá, desangramiento de retroactivo lobo queriendo ser perro, cuando es hora de llevar toda la noche en el pecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario