HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Espero, entre piedras volcánicas. Urden  polillas el grito del silencio.
No hay manada. La bruma cubre mis pechos en el amamantar de la yaga. Tierra maldita que dejó de alimentar a sus hijos al ser robada y prostituida por los mercenarios. Tierra que se hizo estéril por los usurpadores. Mercenarios que siguen comprando tu alma, por un puñado de monedas.
El problema del capitalismo es su solución. 
Devolverle al agua, al fuego, a la tierra y al aire, lo que ha sido siempre suyo.
Arrancarnos de cuajo a los que van con dinero haciendo un burdel de nuestra casa.
Quemar todas sus propiedades y ponerlas en barbecho, para que haya vida y futuro para los árboles, mares e hijas de la tierra.
Aquél que se apropia de lo que es del viento y negocia por su propio beneficio, sobre los muertos que son los nuestros liberados, sólo tiene un fin, y es la muerte. La muerte, se lo llevará todo, y en su beso infinito echará águilas exarcerbantes que devorarán a los demonios del fascismo.
Pero mientras, la tierra llora sangre.
Defenderla es derribar a los que se han dicho dueños de lo que jamás les pertenecerá.
Sólo hay una conciencia y es la de la libertad.
Ahora, la barbarie y la guerra fría del fascismo, está matando a nuestras hermanas, a nuestros ríos, frutos y semillas.. Da igual cuánto trates de esconderte, sus cadávares lloran también en tu cuerpo y golpean con aullidos tus huesos.
Sólo hay un camino, levantarse y traer el agua y las legítimas armas de la vida que nos fue robada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario