HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hice un drama enésimo de la potencia incendiaria de la psicosis regenerativa, para juntar la astilla del hueso y el corazón del puma.
Hice un jodido drama, con los piojos de tu almohada bebiéndome la sangre de la cabeza, cuando borracho entre mis piernas yacías el sueño de los muertos.
Hice pura tragedia con la puerta que no cerraba del sótano de Carmen. La tomé enloquecida del cuello, la culpé las paredes, golpeándola mi claustrofobia, mi cuchillo tan frágil, mi pavor a tener que amarla.
Hice del grano, cumbres borrascosas, esa noche de velorios, cuando mi títere se quedó sin whisky. Eché el grito hacia el infierno, cogí una a una las piedras del frío mármol, froté en mi cuerpo amoratanado el esperma del olvido. Y parí, cien bestias de la soledad. Todas echando espuma por los ojos. Todas dramáticas del lienzo sin clavijas que la muerte bailaba en mi casa de murciélagos.
Me tomé a pecho incendiado, todas tus torpezas. Al pie de la letra tu borrón de tinta. Al pie de mi cama tu insomnio como mi heroina. Te robé jeringuilla del bolso cuando sudabas espanto. Y todo muy a lo personal te vomité pintura blanca en el sexo, de mi payasa asesina, de mi niña extraviada. Eché calderos por la ventana, con tu espectro espantado del mío... con el mío del tuyo y de dios.
Llegué sin aliento al pino sin sombra y jadeé canicas atragantadas en la cicatriz de mis brazos. Lloré tempestad de virus, bajo el cielo que no oía, tragué crucifijos con fuego, y golpeé golpeándome todas mis células la pared de plomo.
Todo a vida o muerte. Todo a entrecejo de viejo con malas pulgas. Mirando con catalejo la momia del espanto.  Dándole de comer todas mis pasiones, a exceso, de excelsados manipuladores yonquis de la trampa.
Eché vino por las uñas.
Tumbas por los dedos.
Benceno por los agujeros.
Toda furia.
Toda muy seria de la trágica impostura del Teatro que se desgañita en el infierno y se mea de risa y rayo mi desalmado zopilote de los encuentros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario