HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me agarro y me desgarro, del hueco, incomprendido por mi razón y por mi cuerpo. Mi hueco-madre. El hueco que evitó que claudicara, que eligiera un oficio que no fuera el imposible y un nombre que no fuera la nada.
Es mejor morir en vida, para correr junto a las estrellas.
Que ir de a poco, muriendo lleno de cargas, sin saber siquiera que lo extraordinario vive detrás del abismo cuando se parten los huesos, la carne en ceniza, habla de los cuernos de fuego sobre el animal agazapado en la sombra, como el único rayo de vida.

En el pasado escribí mi historia, porque ella no me dejaba volar, porque yo apegada a ella quería salvar la isla equivocada.
Mi historia era del todo irrelevante, sólo eran símbolos que enviaba el hueco. 
Era un juego que desvelaba velando la revelación que revelaba desvelando.

Hoy es inevitable el sarpullido de los árboles en mis ojos.
Mi entraña se retuerce al hueco que se ensancha. 

Soy hija de la oscuridad, porque la luz yace con sangre en una primitiva piedra escrita en la grieta.
Lo soy, porque la conciencia llegó matando en un presidio. Y elegir la libertad, era caer al pozo. Abandonarme y abandonarlos. Seguir sólo al fuego.

En el cabaret pequé, naipes de opio. Hambre de bestia. Asfixia.
Fui la sucia horfandada.
Hoy me asumo sólo en el hueco.
Todo lo de atrás, estuvo sujeto a la necesidad de la mariposa. Alambique en el error reproductivo, en la muerte que da la metamorfosis.  
Percepción sujeta al hueso desvalido, a la crisálida chapoteante de sangre de dinosaurio. Todo lo absuelvo en el hilo de plata. Cuántica de mi autodestrucción para emerger donde lo etéreo reconoce su carne y su sombra.
Lo que ha herido a mi animal, hoy es su alimento. Rabia que canta en el aire. Rabia de tambor y tierra en barbecho. Continuidad de lo que cambia, cuando sólo en los sueños, esa mano abre la puerta, enciende las brasas, baja por el rostro y recuerda la prisa del sol a manotazos al quemar la cama y bajar las estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario