HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me voy unos días.
Necesito introspectar estos vuelos en el beso de la nada.
Mojarme de silencio el cuerpo.
Reposar la palabra en la copa de los árboles, antes de que diga mi boca.
Dormir abrazada a los corderos, a la hierba, a la soledad mil kilómetros hacia dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario