HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo de la matriz y lo sacerdotal, ellas discutían y luego la matriz destruía lo sacerdotal, al darme cuenta, una voz dijo, ríete, me vi a mi misma de pie en una cama, me reí, y las carcajadas sonaron tenebrosas, mis dientes incisivos estaban separados como cuando era niña, tenía un aire como de animal, y mi risa me despertó. Creo que es la primera vez que me veo en un sueño de forma entera. Era una risa muy extraña, como de bruja, como que su eco rompía las paredes.

La matriz, es un símbolo que asocio a mi útero. A los ojos y al fuego, a los tímpanos y las zarpas y alas, del útero. A ese lugar más allá de los lugares, que es conducto y motor, senda, arrojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario