HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora he de encontrar la estabilidad, si es que existe.
Volveré a la montaña.
Lo dejaré todo ser donde es, aunque yo no lo sepa.
Vivir sólo del presente.
Vivir como viven los pájaros, los perros y las ratas, los árboles y los ríos.
No hacer ningún plan.
Ninguna estrategia.
No querer llegar a ningún sitio.
No tener el control ni sólo el descontrol. No tener nada.
No buscar el cielo ni la muerte. No buscar nada.
Andar de gorriones el canto de la espiga y de la absenta.
Amar, pelear y bailar, cuando el corazón lo diga.
No hacerme problemas de semántica, ni de axiomas. Ni de moral ni de motivos.
Vivir del aire y del poema.
Vivir. Sin andarme a la chingada con mis ideas de lo que es la vida.
La vida es lo extraordinario. Lo que no se conoce ni se abarca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario