HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

En media hora, otro riesgo de vuelta de campana.
Curvas peligrosas al borde del cementerio.
No echaré por mis senos sangre para teñirte serpientes entre las piernas.
Tal vez falta aún una noche de hachís. Pero el humo no acabará de la forma evidente.
No galoparemos más agujeros negros con las rameras. A pecho descubierto. Aunque la metáfora que rompe el escenario, es la dulzura de la puta encubierta. Ella lo hizo por amor, aunque no fuera tu amor. Cuando el vientre hervido del desierto abogó mares rojos circundando la nada. Compartimos la bala del desequilibrio. Caigo sobre ti, para levantarme por tu sombra. Todo es inocencia. Aunque el valle esté lleno de cráneos. Es el amor hambriento del fondo de la tierra. Es el nuevo Sol que ha levantado el abismo para sostenernos por los pies.

1 comentario:

  1. Las putas són la miel de la esencia mientras las dulces amas de casas lujosas, vaginas olorosas a cloaca putrefacta.

    ResponderEliminar