HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es la cuántica.
He llegado a un extraño lugar en esos vuelos cósmicos, entre el sueño y la nada.
Tengo que hacer un túnel. Tengo que descifrar el nombre de esas visiones sin usar la palabra, sin darles mi vida. Romper el cristal de éter donde se reflejan todos esos arquetipos surrealizados por mi desconocimiento y mi conocimiento. Y no comulgar, ni temer.
Pero eso ha de hacerlo el Silencio y ese extraño beso de precipitaciones volcánicas que envía la materia cuando es atravesada por su otro e infinito lado.
No hacerme trampas. No fiarme de mi mente. No desear con vicio su canto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario