HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ir como los gatos.
Sin miedo a desengañarse porque nacimos desengañados. Las mentiras nos la contaron después.
Sin cicatriz ni anillos en las manos, porque las manos fueron sólo de la nada y del viento.
Sin que importe lo importante del aquí, porque es sólo del allá y allá nada importa como se cree.
Reir si me quedo en el baile. Si me voy. Si me meto maja vestida o desnuda en tus ríos, en tus cementerios, que no cuente las cerillas. Nada de eso me pertenece. Que a la luna, la fe. 

Reír si cae la piedra, la rana, el dado o el cuchillo.
Ir libres, sin nombres atados, sin territorios, ni caminos, ni horizontes, ni casas.
Avivar de hoguera sin cortafuegos.
Avivar de nieve, sin cocina de leña.
Amar lo congelado y lo explosivo.
Nunca arrepentirse.
Ser arista, sin cortauñas ni aislantes.
Ser puro amor, sin recovecos, ni antideslizantes.
Ser lo que se sea, en cada segundo, sin rosarios.
Somos cien miel.
Serlas, todas libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario