HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Somos más.
Porque no somos nadie.
El vientre envuelto por la más profunda muerte
emana de los pechos arroyos sanguinarios
que sólo beben aquellos hijos de la tierra y de la nada
que no temen bañarse con la sangre primera que brotará la nueva sangre
y con las cadáveres levantados como cuernos de la noche
embisten animales con animales y astros, el útero de la vida abierto como el más terrible pozo
que aguarda que le des todos los huesos
y allá
la mierda
será nuestro alimento
para convertir la lejía en abono
las heridas en caballos
todos los fuegos
sólo encienden
donde no corre el aire
y en la más profunda asfixia
vuelven
todos lxs hermanxs que cayeron antes
porque ese antes, era una miga de pan que nos dejó la muerte
ya está en nuestra alma
nadie sino la muerte puede cazarnos
y ella cabalga de nuestro lado

1 comentario:

  1. Muerte aliada crea caballos de acero sin alas que rompen el cielo de piedras levantadas por sus plumas.

    ResponderEliminar