HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Abrir los ojos al beso del sol. Aunque hoy están lejos las montañas. Es necesario abrir un plan. Para mí es muy raro todo lo que dependa de una hechura. He vivido vagabunda sin tiempo ni tierra, todos estos años. Pero ahora hay que llegar a la mar.  Hay que mover los lápices y el carbón a ese guiño de luna. No equivocar la boca de la música en el preñar de la humedad.  Por primera vez me doy cuenta de que faltan monedas. Porque antes era el poco del poco, y era suficiente, porque lo otro lo daba el bosque y el olvido. Ahora necesito de veras mudarme, juntar mis violines con tu barro. Levantar una barca y que entremos todos, los rotos y descosidos, los renglones deshacendados, los descubiertos y derramados, los que aman y están cerca, aunque no seamos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario