HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

 Todo es demasiado combustible y cambiante. Estoy ahora en un momento más vaporoso... mi mente necesita dormir, han sido semanas de una actividad extasiante. Creía que mis sueños ocurrían en una dimensión a la que podría acceder desde la realidad ordinaria. Aún no comprendo todo lo que he vivido. Lo mágico se explica mágicamente. Tengo que supurar despacio la lentitud de los batiscafos orillando toda la sal. Tengo que apaciguarme de la vida, no sentir que todo es un duelo a muerte. Dar una vuelta de campana a las nociones perviviendo el todo de ellas en las sinfonolas de la noche, aunque me deshaga de sus cuerpos en esos valles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario