HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

La magia. La estación emboscada en tu vaso, proclamándome la independencia del grito, comunismo libertario del corazón, sólo cicatriz de luna llena. Aunque a veces la cobardía del tiempo nos hiere la belleza en ese verano furtivo que golpea la guitarra en las tinieblas.
Me hago de la casa, unas ruedas bajo un sombrero. Me mudo hacia la nada el acorde de la incertidumbre, tomo lo que llega, celebro la vida. Me mezclo de pinturas la soledad de mi payaso, cuando llueve anís y en el puerto nadie recoge las botellas. Te quiero y hoy me basta saberlo para humedecer la bala y que sea lo que sea, valga la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario