HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Quiero nuevas aventuras, en otros cuerpos, bajo otras estrellas, al aullido de otro peligro, de otra forma de nombrar lo inimaginable, de romper la maquinaria, de bailar la muerte.
Estaba enamorada de la vida y cachonda. Y al hablar con Yos con ese ánimo de opio, se me bajó la líbido. Supe otra vez que hay ciertas energías que no fluyen con él, y sin embargo sí fluyen en otras tabernas. Comprendí que debo tirar otras paredes y embarcarme en otros mares.
El fuego no espera a que nadie lo comprenda, ni prepare su última copa. No atestigua lo que grita la palabra, no sostiene el equilibrio, jamás deja viva ninguna patria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario