Ardidos

Ahora el café. Todavía no estoy del todo aquí. Hay otro descubrimiento en mis sentires que me echa como viento, se mece en la soledad del agua, canta en voz baja la madera, la tierra, el fuego. Sabe a despedida y a renacimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario