HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Algo en mí quiere explotar en un canto. Y algo a la vez está debajo de la niebla. En la tristeza del cardo. En la avioneta de la madera quemada esparciendo el hueso del agua. Tal vez soy vieja cuando no está por aquí mi niña perdida. Tal vez mi niña perdida sólo está cuando está el fauno, cuando la locura es mi corazón, el piano, la entrada al bosque. Tal vez he de reconocer en mi picaporte, la vejez de una bruja que escribió demasiados versos debajo de la mar y en la sombra. Tal vez he de saberme también la triste, sin culpa, sin echarme la amarra del whisky y el alunizaje. Soy también triste. Lejana. Acordillada por lo que calla el ciervo. También cuando está él, a veces me escondo detrás del piano y lloro en secreto, aunque ponga musgo en mis labios, aunque crotore campanarios de gaviota para sus oidos. Tal vez tengo que aceptar que no me acepto en la pelea de la mariposa. Y dejar que se sacudan mis hemisferios como buenamente puedan hacia la música, aunque a veces atasquen al muerto en mi puerta. Y no culparme entonces de no tener un mar entre los brazos para darle, ni para darme.
Creo que a veces en mi intento de ser sólo música, he bebido demasiado vino, he abusado del esqueleto de mi poema, me he enfrascado en raros andenes y borracheras. He obligado a Monstruo a sangrar en mi corazón. Mi nostalgia, vendrá a veces a pasear conmigo cuando yo no quiera, y en lugar de forzarla a tirarse a la cantina, tendré que dejarla su tiempo, su corazón, su sirena varada, su ola encayada en el ciprés. La que escribe, ha estado demasiado sola miles de kilómetros como para poder ocultarse sólo en el sexo de él y en su piano. La que no ha amado, la que ha estado helada sólo bajo el calor de los perros, ha sido mil montañas en mi montaña. Y de vez en cuando asomará por debajo de la puerta, y no tendré entonces la luna para llenar mi vaso. Y si él está cerca, me dolerá su dolor, su distancia y tendré también que seguirla, aunque intente la vida, buscando al Bosque cuando no siento al bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario