HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Anoche fui al río. Hay una levedad y una alegría que me vuelve cuando estoy en la naturaleza. Son tiempos convulsos, con una contradicción de un pomo de gasolina en la puerta oblicua del canto del sapito. Hay algo en mí que no salta ni ríe del todo. Algo que me enclava lapiceros de tormenta en el grito de un papel. En el paso de niebla. Y también hay una pelea de resistencia.
Creo que ayer me intervinieron distintos factores que me regresaron a una grieta, a una zona de descenso, a una trituradora del cereal desde la oscuridad. Algo fue el alcohol y el poema. Algo de la nostalgia, de un sentimiento de soledad. Algo fue de una zona de mi psique que conoce el espanto y rebobina ciertos de sus meollos sobre la ventana como aristas que inundan en los ojos.

En el fondo es bueno que todo se deshaga bajo ciertas canciones tristes. Porque vuelve el trabajo de la reunión de huesos, y se desnuda todo más. Aunque duela un poco.

El desierto también tiene zonas de total deriva y de la sensación de estar perdidos. La huesera suele aparecer cuando se está perdido del todo. Cuando los suspiros y las manos en el tambor, y los verbos en la garganta, desenredan la periferia de la niebla en la grieta y nada es lo que parece y nada se puede guardar en el bolsillo ni en la palabra, hay una fuerza energética que avanza y vaga, desde el Infra, y aunque sus latidos sean débiles, están formando en el abajo del abajo, una trinchera. La perdición es creadora porque desde lo esencial empuja el agua, el hilo más oculto se hechiza sobre el corazón, aunque la mente nos esté cavando en un pozo. Los ciclos de la muerte también funcionan así. La Polilla Negra es dolorosa. A veces tensa la cuerda y provoca la asfixia del nudo. Nuestro yo más profundo y etéreo, empieza a venir hacia nosotros desde la oscuridad del bosque. Y cuando parece que no queda nada, el cuerpo del ensueño está danzando.

1 comentario:

  1. Se desea penetrar esa penumbra y asir el cuerpo de los árboles...

    ResponderEliminar