HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer tuve una extraña rebelación en el río. Recordé algo que yo había escrito hacía un rato. Y me di cuenta que era una fuerza agresiva contra mí misma. La misma que ayer en el río me estaba atosigando. Eso me dio alegría, porque me di cuenta que esas energías, eran pertenecientes a la escritora-loba, al saber del Infra y del aullido..... Que yo las conocía y las movía, cuando entraba en el trance que ocurre cuando se escribe. Cuando se escribe muchas veces se baja al abajo del río abajo. Y que luego mis otros yoes, mis yoes en construcción, también las sufren. Al haber un reconocimiento, hubo una integración que se espejó en el Bosque. Y el Bosque volvió a hacerse mi otro yo, mi puente hacia el Fauno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario