HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado algo preocupada por mi padre. Me he mantenido escondida detrás del carro de combate de un caracol. Rezando a la mar en el incendio de la mar. Anoche pensé durante un segundo que si había venido otra vez a buscarme el Fauno, es porque igual quiere llevarse a mi padre y que me está preparando. Eso me dio un escalofrío de gallina de fuego en el cacareo de la Baba Yagá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario