HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

La rareza es un arma clandestina para conocer el bosque. Para no ser un objeto del capitalismo, de ni de la cultura, ni del yo. Para no ser el chivo expiatorio de lo Desconocido y jugar con él de tú a tú. Para enloquecerse contra el país y descubrir el lenguaje de los pájaros. Para ser libres. Para ser lo que somos.

La locura es el duende de la rareza. Es la honradez con el Infinito y su pelea. Es la fidelidad a nuestra materia cuántica y evanescente. A nuestro tercer ojo. A nuestro amor de perros y de mares.

La locura tiene también infiernos. Y todos los infiernos ocultan al Fauno. Cada hueso que nos rompemos, nos rompe también una quimera. La polilla juega desde el amor de la muerte. Y ella es una diosa, es la madre de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario