HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

No sé si dolerá tanto como me dice el cuervo.
No sé si alibabá desenterrará la vieja cabra o un río secreto, y a la luz de los oscuros, se suba al blues o baje haciendo trampas por la gruta, para no doler lo que duele, para amar lo que se ama. Para decir el sonido de los álamos. Para abrir las líneas de la mano y escribir con sus dígitos la tierra caduca y nómada.

No tengo ni idea.
Pero en el fondo nunca he tenido ni idea.

No es tiempo de hablar. Es tiempo de echarse al océano.

Si me desentierras el cadáver y luego desapareces en la bruma, no será mi canción la que quiera matarte.  

Mis huesos cantarán.
No sé si la canción de la vida o la de la muerte.

Yo sólo tengo una tonada de saltamontes y de perros. Yo sólo tengo mi piel.

Te dibujé una noche en mi arena. No sé si fue una ilusión. No sé si fue la oscuridad de la cantina o la luz del fauno. Pero mi tierra tiene las costillas de tu mar. No sé si te disolveras también en mi lejanía y el desespero vuelva a subir montes debajo de las cucarachas y de los esqueletos. No sé, pero no me iré. Te buscaré en mi muerte. Te buscaré en la sed de mi garganta, en el verde de mayo, en el vino recien nacido. De frente a tu desierto. De frente a mi pánico. Entraré por la rendija. Entraré por la casa del vecino. Entraré por el trampolín del hachís y de la ginebra. Toda payasa. Toda escombros. Toda esperanza de mi Monstruo. Toda velorio del lobo y del agua. En pie. A cuatro patas. Serpenteando el humo de la mariposa, el peligro de perderlo todo. La fortaleza de la más pequeña flor, con la voz de la oruga, con los dedos del charco. No me detendré. Aunque tú seas la nefasta apuesta de un juego de brujos y de indigentes. Aunque tú seas mi cementerio. Aunque entre tus dedos mi mujer esqueleto vuelva a hundirse mucho más abajo y fría en el fondo de la mar. Arriesgaré mi corazón, por rasgar el velo, por hallarte, aunque no seas tú. Y si no eres tú.... el vuelo habrá valido el fuego de vivir. Noche estrellada. Salvaje escarpado en la grieta de los mundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario