HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba algo de madrugada espiritual que hacía una transformación en mi interior, desde mi entraña, buscando el centro, había otro lugar en mí que me había provocado la violencia y el delirio, era como magma, y ese lugar se iba separando al otro centro que era la verdadera paz y había una comprensión de la existencia en un estado de conciencia muy díficil de escribir ahora.

He dormido mucho. Hace sol. Ya hay golondrinas. Busco las palabras.  Anoche estuve muy lejos con mi sentir. Son días bellos y algo violentos. Yo vuelvo a sentirme habitada, todos el tiempo empieza a llegarme como algo creador, han desaparecido esas horas de narcóticos y paredes y gritos de desolación. Ahora los instantes del infra también tienen un soliloquio más cubista.
Anoche escuché por primera vez ésta año cantar a los sapos. Yo estaba muy sentimental anoche. Sensible y a la vez belicosa de cierta intimidad que fui regresionando con Yos. desde otra perspectiva. Ya no bajo aquél hechizo de beleño. Pensé que en el invierno mi soledad estaba mucho más sola porque yo la había olvidado del interior del bosque. Y la relación con él, había abierto en mí una puerta de éter donde yo me iba a la deriva, deconstruyéndolo todo en el delirio de un pájaro. También pensé que mi exilio me había hecho suspicaz y a la mitad bruma. Que la sensación de mi monstruosidad se había reproducido poco a poco con él, hasta que regresó la polilla. Algo de todo aquello me había separado de mi animal salvaje. Luego me desperté de madrugada porque tenía dolor de regla. Vine a fumar un cigarro a la galería. El perro vino conmigo. Algo me preocupaba. Algo se movía al otro lado de la noche. Pensaba en la forma de poner un tajo entre nosotros. Pensé en decirle que ya no quiero tener relaciones físicas con él porque ya no quiero sexo sin amor, porque ya no siento aquello chamánico que sentía antes. También pensé en decirle que ya no quiero porque el Bosque vuelve a hacer asexual a Alicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario