HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

 Voy a ir a comprar frutas. Limones para hacer con agua.
Hay una problemática detrás de la línea de mi mano que tengo que atajar. Y no son ni los ires y venires con Yos. ni los excesos del alcohol, ni el quejido de los versos, ni sólo la mierda del capitalismo. Es algo mucho más abstracto y esencial. Es la forma de ir, de nombrar la vida, de levantar el corazón, de luchar.
Mis problemas con el trago, no son por el trago. Son por algo mucho más profundo. Una brecha. Un cúmulo de circunstancias y de atmósferas deconstruidas, de pasiones sin tierra, de horizontes que explotan, de hambre y aullidos, de amor y de sed. Así como el agujero negro que a veces siento en mis relaciones afectivas, viene de un lugar mucho más allá. Una especie de esqueleto de éter, es el que está perdido en mi alma. Y es lo que tengo que amar otra vez en el océano. Sacar esa bala que a veces exploto contra todo. Morar con pasión un camino, aunque desconfíe de los caminos, amar la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario