HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer cuando fui por ahí con mi padre, aquí hacía frío, pero allí hacia un calor de la ostia y fuimos a comprar y yo le dije, ostia no me puedo quitar la chaqueta porque debajo tengo una camisa todo rota y se me ve todo. Y él me dijo, y yo tampoco me la puedo quitar, porque he cogido ésta larga para taparme la bragueta porque ésta rota. Y nos escacharramos de risa. Le dije ¿tú crees que tenemos pinta de vagabundos? Y él dijo que sí que si nos ven, creen que hemos robado el coche. Yo le dije, parándonos ante un escaparate que reflejaba, que va, mira que guapos y que elegantes estamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario