HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cuando se tiene mucha fe, dura muy poco el vino. Porque enamorados del humus, no hay mal que nos pueda lastimar ni que cien años dure. Porque optimistas del naufragio no hay caer que llegue al suelo. Porque amantes de la vida, no hay puta que nos pida moneda, ni tumba caligrafía, ni camarero compostura, ni futuro, manera, ni trabajo, sudor, ni ley obediencia, ni país, tributar a hacienda. Ni voto. Ni marido. Ni RAE. Ni molinillo, ni hucha, ni arreglo. Ni mañana.
Cuando se tiene mucha fe, no sienta mal ni el cigarro, ni el fracaso, ni la muerte, ni el olvido, ni los años, ni los huesos rotos, ni los vómitos del fa menor.
Cuando se tiene mucha fe, dios vive entre las ratas, desguaces, callejones sin salida, empuñados alquimistas del escombro, naufragados vendedores del humo.


Y yo soy una tipa con fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario