HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He hablado con mi vieja, y me hizo llorar de emoción y de algo muy profundo y muy íntimo. Tuvimos una reconciliación desde la entraña. Creo que en el fondo, estar en paz con mi vieja, es algo indispensable para estar en paz con mi corazón.


Me he dado cuenta que tengo un problema con el alcohol. Algo que para nada pensaba hasta hace un rato. Y eso me provoca algo de angustia. Pero a la vez, saber que hay virar el horizonte. Algo en mí a veces desea morir, explotar, acabar con todo encima de una hoguera y que me lleve el fuego y la mar. Algo en mí, es autodestructivo, hambriento, harapiento, animal. Porque muy dentro de mí sé que hay un amor que nunca me concedí a mí misma. Una brecha. Un aullido. Y por ese motivo, nunca lo sentí de nadie. Porque en la matriz de los significados yo me provocaba un hachazo.  Tengo de veras que dejar el alcohol. No escribir con él. No desayunar con él. No rechingarme ni musicalizarme ni reír ni llorar ni pelear con él. Que sea sólo algo fugaz, esporádico. Y no una costumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario