HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despierto. La casa está fría. Soñaba algo que apenas recuerdo, alguien esperaba descubrir lo fantasmagórico y se quedaba sentado a la intemperie y alguien le decía que era mejor que esperara bajo un refugio. También aparecía la palabra carpacio que en el sueño era un caparazón. He estado algo triste anoche. Por una vieja pena. Una sensación de tener roto el corazón, de estar cuajada en el frío. Fue culpa de remover sentimientos del pasado, de desear paisajes perdidos. Es mejor que vuelva a olvidarme de ello radicalmente y que me entregue a lo que dejan los chopos, a la creación, a la vida. A veces albergo sentimientos de desamor y de abandono, como un vicio de las pinturas. Como un duelo que empieza en lo distante, en lo que no es mío. A veces me siento hambrienta de amor, de un abrazo, de un poema que embestir en mi sangre e hilar hacia el cosmos, permanecer en el precipicio y en el paso que sigue. Pero eso no es tan fácil de tener. Lo más parecido es la alegría del perro, la pasión de la montaña, la maleza, el Sol, la risa del río. La otra intimidad es indigente y migra. No hacerme tampoco un drama, de vez en cuando, vendrán sentimientos alcohólicos de desolación, de casa que se cae a pedazos, de fisura que explota el quebrar de la llama. Es normal que ocurra, cuando todo flota desenraizado y una tempestad, en la naturaleza muerta retumba los esquejes como jabalíes asustados en la falda de la noche. Es un síndrome del hueco. El hueco tiene su alegría, su éxtasis y su declive. El hueco no se va nunca. Cuando yo estoy angustiada por el hueco, me vuelvo la sed, añoro febrilmente un canto que me invada, que penetre mis sentimientos y los acoja y en su ausencia, empiezo a arder, a caer, a gritar. El hueco en el fondo es la casa que hay que rehacer para la psique. Volver creativa y optimista la ausencia. Pelear la mar. Eso que me falta, es una deshacienda que yo misma he herido en mí. El infinito está justo al lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario