HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Salí por ahí. Me siguió Tramontana. Así que paré en la tienda y ella se metió conmigo, le compré un bote de comida, le dije, perdona ahora te la saco, es que tiene hambre porque tiene una camada, ya no gano pa gatos. Le dejé la comida en la acera. Y fui a por cervezas a la tienda de más allá. Tramontana ahora me sigue muchas veces. Incluso cuando voy con Kavka. Yo me siento un carro de combate cuando ella viene a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario