HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Yo a él lo amo, porque él es un quinqui vagabundo. Porque él no se fía de nadie, tampoco de mí. Porque siempre va solo. Porque él oculta una profunda luz entre cadáveres y ruinas y una profunda oscuridad entre las chimeneas del vecindario. Porque nunca habitó el paraiso. Porque nunca le sonrió ni la sociedad, ni el amor, ni la tierra, ni la fortuna pero él nunca dejó de reír. Porque como yo, vive en la deriva y tiene unos ojos muy oscuros que nadie soportó mirar. 

Lo amo, porque se equivoca conmigo.
Porque cae conmigo.
Porque pierde el porvenir, las horas, la salud, a mi lado.  
Porque denigramos juntos al amor, a la esperanza y a la desdicha. Porque atormentamos a la ley de gravedad, a la cordura, al bien y al mal, al futuro y al ayer.
Porque nadie pagará nuestra fianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario