HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Yo le dije una vez a mi viejo, que como en Luces de Bohemia, muerto Max Estrella la dignidad y el poema, es cortarse las venas. Abrir tambores, cerrarse en luna llena, ser sólo mar. Mi viejo es mi Max Extrella. Y mientras... acabamos el vino de las cantinas y vamos a buscar más. Y pa lo que nos queda en el convento, nos cagamos dentro. Fumamos como fuman los yonquis, bebemos como beben los suicidas, gritamos como grita la luz cuando se oculta. Vivimos a fuego. Nos calentamos con la desventura. Amamos con lo que queda y será siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario