HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Abandonar mis secretos en tu hierba mojada.
Estirar la guitarra hasta Venus. Matar la enfermedad y acabar con la vejez. Abrirte todas las migraciones y perder todos los vestidos y pasos y papeles contigo sobre los trenes en llamas cubiertos de un mar imposible.
No hacer pie jamás.
No saber qué tengo sobre los hombros ni debajo de mi lágrima.
No dormir nunca sino es sobre las estrellas.

Estallar otra vez contigo dentro, sobre la cumbre escalada de un gorrión intravenosa a tu piano. Con tu saliva como mi testamento despidiéndose de las aves en esa eternidad que como ladrones sacamos debajo de las piedras de las civilizaciones destruidas y echamos al viento entre las brasas de la hartura de la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario