HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer fue un día muy hermoso. Nos bañamos en el río. Hablamos y hablamos. Con él me siento libre. Hay una conexión especial entre nosotros. Hoy viene Yoseba y seguramente nos iremos al pueblo hippie. No sé cómo será estar con los dos. Creo que me he enamorado de Ab. De una forma espiritual, intelectual, algo mucho más puro y profundo. Él me habla de la vida, de la rebeldía, de la belleza, de una sensibilidad que me toca muy adentro. Y a Yos. también lo amo de forma visceral y tabernaria, sexual y punki. Se despiertan en mí dos núcleos opuestos. Con Yos. vamos hacia el fuego sin frenos y cantando. Con Ab. voy hacia un sueño que me desnuda con corales el alma. Algo que me hace sentir el amor y el infinito, la calma, el fluir.. Con Yos. siento la ansiedad de la dinamita, el galopar de los animalarios, el crujir de la delincuencia, el animal desbocado de mi selva, mi soledad puta y quinqui, mis perros de diógenes, mi cuervo de absenta, el éxtasis y su tormento.

Ab. me ha recordado que lo inmenso está ahí afuera peleando por la libertad y la belleza, al fuego de la utopía y de las alas. Me ha devuelto la esperanza. Me ha mirado muy dentro de mis ojos y ha soplado agua y aves. Me he reconocido en su voz. Me he sentido más viva y más bella. Más humana. Menos franquestein. Menos patológica de los anacolutos. Menos alcohólica y violenta.

Algo en mí lo ama como se ama al bosque, como se ama a una canción, como al crepúsculo, como a la infancia. Él es alguien extraordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario