HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer fui muy feliz con ellos. Me cuidaron entre los dos el corazón. Me sentí un ave. Me sentí una revuelta. Adoro a su primo. y Yos es más bueno cuando él está.  Hablamos del verano pasado. Y yo le confesé algunas cosas de mi universo del Fauno y de mi locura bajo ciertas cosas que nos habían pasado. Y él me comprendió mejor. Le expliqué aquellas veces que le pegué. Y le dije que yo tenía muchas razones en mi otro universo y se las conté. El primo me dijo que si me pasa otra vez mejor hable de lo que pasa en mi interior con la otra persona antes de llegar a esos extremos. Yos. me dijo que hay cosas que él no me va a tolerar nunca más, como es la violencia, la humillación, el insulto. Yo le conté al pio pio que en mi otro mundo eso no era así que era el amor de un duende. Y me sentí inocente, y una niña teñida con moras. A mí me excita Yos. cuando se enfada. 
Ayer fue un día muy hermoso. Hablamos de miles de cosas que se convirtieron en pájaros que traían el crepúsculo.
En unos días nos vamos a ir juntos a un pueblo hippie. Con el corazón abierto a todos los corazones, con el cuerpo abierto a todos los fuegos. Sin ancla. Sin amarra. Sin tuyo ni mío. Sin convencionalismos sociales. Sin borracheras del delirio del romanticismo, ni puta propiedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario