HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer le dije una frase muy tonta, pero eficaz, que una vez leí no sé donde, aquella, de quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite, le dije que llevaba dos días sin probar el alcohol y que estoy buscando el timón en lugar de dejárselo sólo al fuego. Él respondió cercano. Y eso me dio un poco de calor al precipicio que sentía adentro. 
Ayer él empezaba un curro. Tengo algo de miedo de que lo hayan despedido por culpa de la lesión. De que no pudiera realizar el trabajo y lo echaran. Si es así, va a estar más puteado conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario