HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer sólo bebí una cerveza. Me estoy desintoxicando de la vida que llevaba. Con Ab. tuve muchos descubrimientos de los sentidos y de nuevos horizontes. Aún no he tocado del todo suelo. Creo que mi metamorfosidad psicótica me ha inculcado cierto amor al fuego y al relincho que con violencia sacude el paso.

Un día con él en asturias me dio la náusea de las luces. También me dio otra vez con ellos en Matavenero. Pero hubo un cambio profundo en mi expresión respecto a ella. Porque con Ab. me atreví a hablar de ella. Y su expresión era lúcida y no abisal. Aunque mi sentimiento interno fuera vertical, la atmósfera me abrigó con profundidad. Creo que me ocurre cuando he tenido fuertes emociones oblicuas, cuando hay un cansancio psíquico, cuando necesito dormir. Y aunque me llegue como un flash back de Comala y la locura, sólo es mi sensación la que está perturbada y no los hechos. Es también una especie de náusea de Sartre. En Matavenero les dije "siento que mi yo ha muerto y que vosotros estáis a miles de kilómetros, siento que la materia brilla independiente y mortal y me atrapa y no puedo miraros a los ojos ni sostener los míos, como si ya no fuéramos humanos y ninguna tierra me sujetara" Ellos me tranquilizaron. Me ayudaron a buscar motivos humanos y mundanos que explicaran de forma natural lo que me ocurría.
Y cuando me dio con Ab a solas en Asturias, jugamos a mirarnos a los ojos y al hablar tanto al pio pio y acabar la noche amándonos, ocurrió algo muy reparador en mi psique. Me desperté enamorada. Y nos amamos al abrir los ojos. Me sentí recien nacida en un mundo mágico y libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario