HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Con él los últimos orgasmos fueron mucho más intensos. Creo que algo de mi energía volvió a su mar al haberme abierto al rizoma y viaje. El comunismo ventiló mi corazón y la luna me engendró otra multitud lisérgica que se apoderó de mi pronombre.  Al haberme acostado con Ab. muy dentro del amor y del sueño, algo en mi animal recuperó su salvajidad y su plenitud. Es muy malo acostarse siempre con la misma persona. Porque entonces no fluye la anchura del ser ni lo cósmico, no salen afuera todas las llamas. Además de que la repetición con un mismo hombre, acaba generando sombras y huecos y enjaulando ciertos arrebatos.... Los humanos somos cubistas y tenemos un espejo de LSD que hay que liberar en el rizoma. Necesitamos a la comuna y a la anarquía para evolucionar. Necesitamos la multiplicidad. El surrealismo. La destrucción del tiempo y del espacio del apasionamiento del ayahuaska. Somos salvajes. El matrimonio y la familia, es un virus del patriarcado. Nuestra naturaleza no es monogámica, es comunista-libertaria. Es salvaje. Es poética. El yo es éter. Y el éter necesita viajar, mutar, no atarse, no conformarse, no apoltronarse, no hacerse una casa-tumba.

El amor necesita de muchos amores. Ningún humano puede complementarte por sí mismo. Ningún otro humano puede por sí mismo llenarte, ni hacerte feliz. Porque somos dentro muchas. Porque el yo, es una multitud. Porque la multitud necesita un enamorado teatro. Y porque dentro del teatro nadie conserva su nombre ni su historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario