HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy enamorada de los chopos, de la tierra húmeda y de la seca. De esas pupilas de cuervo y de esas de absenta evaporada en los abrazos del piano. Sin un pronombre que legisle la anchura del océano ni el principado de la muerte ni de la eternidad. Somos hoguera. El fin del yo, es el surrealismo, la expatriación, el humo, el amor de lo irracional y arrebatado. Es lo que nos lo quita todo y nos hace dueños de las estrellas. Todo lo otro que forma la vida, sólo es un teatro ambulante, una musa y un sepulturero. Dosis de drama y de éxtasis, adulterado por el callejón y la droga de un ombligo y un puñal.

No somos lo parecido ni lo que vuelve.
No somos la novia de nadie, ni el fin de la frase, ni el camino.


Y la vida es ese enamoramiento maniaco y posesivo y vagabundo y etílico y desértico que navega siempre descalzo sobre otra brecha que pare un mundo desconocido.

Para ser libre, sólo hay que querer serlo.
Dar patadas a todo aquello que nos quiera mudas y quietas y atadas.
Y saltar con la luna entre los brazos.
Aunque los burgueses sigan con vida. Para ser libre sólo hay que arremeterse y gritarlo y vivirlo e ir mucho más lejos y más hondo. Con fuerza. Con sangre. Con todas las montañas encendidas.
Y de ésta manera, se puede luchar. Hacer milicia. Juntarnos lobos salvajes y quitarles el poder.

Pero no hay nada que esperar jamás para ser libres. Aunque los criminales sigan enriqueciéndose y atentando contra la vida. Hay que serlo como un huracán, para entonces poder ser boicot y barricada. Para arrancarles su noción y jerarquía de la realidad, porque llevamos dentro una mucho más grande y bella.

Pase lo que pase, diga lo que diga la cultura y la historia, sea como sea la sociedad y el lugar donde nacimos, mal gobierne quien gobierne, hay que ser caballos de fuego y que se jodan todos. Primero egoistamente hasta el comunismo de marte. Y luego ya con comuna y molotov, por humanidad, por justicia, por verdad, por anarquía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario