HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He tenido un ensueño. Hacía muchos meses que no los tenía. El sueño cambió al ensueño, cuando yo estaba haciendo una pregunta a alguien. En ese momento fui consciente de que estaba soñando. Y fui a explorar y hubo una caída al vacío larga y muy excitante y luego pasaron muchas cosas, pero sólo recuerdo con claridad, una parte en la que se me acercaron dos hombres y yo empecé a recordar el abuso sexual de mi infancia, los olores, uno de ellos, dijo, las historias que nos han pasado duran mucho tiempo. Luego también llegamos a un manicomio y nos querían guardar a todos adentro, pero yo no quería entrar allí ni recordar nada de lo de allí y me fui a otro sitio, pero había una verja cerrada, entonces pensé que lo mejor era echarme a dormir y despertar en otro ensueño distinto, tenía miedo al dolor físico, al dolor que había sentido en los hospitales, estaba muy abierto en mi cuerpo. Al ponerme a dormir, había una flor amarilla en la pared, y empezó todo a llenarse de flores inmensas que explotaban expresionistamente de forma hermosa. Luego desperté con otro tipo de personas que me daban algo de temor porque no eran humanos aunque tuvieran esa forma. Busqué comunicarme de otra manera con ellos.... y en algún momento me dijeron algo importante, aunque no lo recuerdo. También uno de ellos puso un rostro medio azul y pavoroso pero me hizo gracia porque era una broma. En otra parte del ensueño apareció mi abuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario