HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy tenemos unas botellas de sidra. Iremos a nadar al río. A tomar el sol desnudos. A amarnos de lagartijas y alucinaciones del agua y del polvo, sobre un mechero y un pétalo lunar. Ayer le dije a Yos. que al ser un loco, todo son ventajas y le expliqué mi pequeño teatro abierto de vacaciones a los camaleones del fuego, todos los días, hasta agotarse de placer y de ausencia. Bromeamos al croak croak. Luego nos amamos muy intenso. Me derretí de placer. Sentí muy hondo su cuerpo, fundido de opio en mi etereidad. Sentí que todas las ventanas flotaban sobre una gaviota expresionista y belicosa y piaba en una hoguera cósmica el humus sanguíneo de lo que vuela. Yos. es un salvaje. El sexo con él es profundo y onírico. Hay una fundición de tigres y galernas que me crepita el éter donde yo ya no soy testigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario